El Laboratorio de Guión | DALE FORMA A TUS IDEAS | ESCUELA DE GUIÓN · CARRERA DE GUIONISTA PARA CINE Y TV

INICIO

Director

PATRICIO VEGA

Next
  • 1
  • 1
  • 1
Archivo de Notas
Cartelera

PRIMERA PLANA
Noticias sobre cine y televisión

Hugo, la nueva película de Scorsese

La nueva película de Martin Scorsese, trascurre en el París de 1930 y hace un recorrido por los lugares más característicos, como la Torre Eiffel y Montmartre, en esta última es donde vive un pequeño de 11 años, en medio de una multitud de gente, pero parece invisible a los ojos de los transeúntes. 
Este huérfano llamado Hugo Cabret, es un niño solitario que sobrevive robando a las personas que pasan por la estación de tren, pero su vida cambia cuando conoce a Isabelle, una pequeña de su misma edad con la cual vivirá una increíble aventura llena de fantasía.
La vida de este pequeño es bastante peligrosa y vive con miedo de que el inspector de la estación lo encuentre y lo corra del lugar, es por eso que se esconde en la torre del reloj. Debido a esto se siente bastante atraído por el funcionamiento de los relojes y otros artefactos mecánicos y su nueva amiga le presentará los secretos que hay detrás de ellos, incluyendo la invención de la magia del cine.
Así inicia el nuevo film de este director, que presenta una propuesta que invita a los espectadores a adentrarse en un mundo que mezcla la fantasía con la realidad parisina de la época.

¡A continuación podes ver el trailer de la película!

http://www.youtube.com/watch?v=CvNdLjrQcvg

 

CLASE MAGISTRAL CON MARTIN SCORSESE

¿Para quién haces películas?

Algunos directores hacen películas exclusivamente para el público. Otros, como Steven Spielberg o Alfred Hitchkcock, las hacen para el público y para ellos mismos. Eso a Hitckhcock se le daba muy bien; sabía exactamente cómo interpretar el papel del público. Así que podría decirse que Hitchckcock hacía sólo películas de Suspense, cosa que es verdad en cierto sentido, pero había una psicología detrás de sus películas tan personal que lo convirtió en un gran cineasta. En realidad, se trataba de películas personales disfrazadas de thrillers.

 

En cuanto a mí, bueno yo hago películas para mí. Pienso y sé que habrá un público ahí afuera, por supuesto. Pero cuánto público, eso no lo sé. Algunos verán la película; algunos sabrán apreciarla; algunos incluso la verán varias veces, pero está claro que no todo el mundo. Así que me parece que la mejor manera que tengo de trabajar es hacer una película como si yo fuera el público.

 

Cómo alguna vez trabajo para estudios, mis películas se prueban con un público para ver cuál es su reacción. Me parece interesante por cuanto permite descubrir los rudimentos de lo que estás haciendo. Descubre si no se han comunicado determinadas cosas, si determinadas cosas resultan confusas y es preciso clarificarlas, si hay problemas de duración o redundancias, ese tipo de cosas. Pero si el público dice: “No me gustan los personajes que me estás enseñando, no iría a ver la película” bueno… ¡pues así es la vida! cuando se estrene el film tendrá publicidad y la gente que vaya a verlo sabrá qué esperar. Sin embargo, con el público de prueba, habrá mucha gente a la que le traiga sin cuidado. Así que tienes que saber cuáles son los comentarios que debes escuchar y cuáles no debes hacer caso. Por descontado, eso crea problemas con el estudio, porque lo quieren todo estudiado.

 

El único filme que he hecho para un público en especial ha sido El cabo del miedo, pero se trataba de una película de género, un thriller y, cuando haces algo así, hay ciertas reglas que debes seguir para que el público reaccione de un modo determinado: suspense, miedo, excitación, risa… Pero, a pesar de todo, permíteme que lo exprese así: el esqueleto de la película lo hice para el público; el resto para mí.

 

Haz ver algo, pero sólo una vez

Hay muchos tipos distintos de errores que creo que un director debe evitar a toda costa. El primero que me viene a la mente es la redundancia: hacer ver el tema de la película una y otra vez, ya sea de manera emocional o intelectual. Bueno, desde un punto de vista emocional, algunas veces tiene un pase, pues la emoción puede resultar lo bastante intensa como para que se convierta en algo más. Sin embargo, en términos del mensaje, ya sea un mensaje político o, simplemente, el tema subyacente del filme, a veces veo películas donde, al final, de forma virtual o literal, un personaje pronuncia un discurso o una línea del diálogo que explica el significado del título de la película o, incluso, explica de qué va la película. Y me parece que eso es lo peor que se puede hacer. No estoy seguro de que yo mismo haya conseguido evitarlo, pero no hay duda de que lo he intentado.

Fragmento extraído del libro "Lecciones de cine" Paidós Comunicación 149 Cine.

 

 



VOLVER VER TODAS LAS NOTAS DE PRIMERA PLANA
Noticias sobre cine y televisión
ARCHIVO DE NOTAS ANTERIORES

EL LABORATORIO DE GUIÓN Julián Alvarez 1341 (C1414DSA) Ciudad de Buenos Aires Argentina 4834 6896 info@laboratoriodeguion.com.ar

EL LABORATORIO CARRERA DE GUIONISTA CURSOS DE POSGRADO CURSOS CORTOS CAPACITACIÓN A DISTANCIA CONSULTORÍA DE GUIÓN CONTACTO